Expo CIHAC | Octubre 15 - 19 2019 is part of the Informa Markets Division of Informa PLC

This site is operated by a business or businesses owned by Informa PLC and all copyright resides with them. Informa PLC's registered office is 5 Howick Place, London SW1P 1WG. Registered in England and Wales. Number 8860726.

La transformación digital en la Industria de la Construcción

 

Marzo 27, 2019.

Tiempo de lectura: 5 min.

Compartir: FacebookTwitterLinkedIn

Desde hace más de una década hemos sido participes de una revolución que ha dado pie a cambios antes inimaginables, la cuarta revolución industrial. A propósito, tuvimos la oportunidad de charlar con uno de los estrategas y emprendedores tecnológicos del cambio; el Ingeniero Juan Carlos Alfonso, quien posee más de 20 años de experiencia en el desarrollo de modelos de negocio, implementando al mismo tiempo de manera sistemática y consistente metodologías de gestión de innovación considerando al ser humano como el centro del cambio.

Desde sus comienzos, la modernidad ha producido enormes avances, pero sobretodo nos ha obligado a cambiar nuestra manera de producir, de ver el mundo y aceptar la nueva situación global.

La tecnología, ¿Avance o retroceso?

La tecnología ha ido evolucionando y ha hecho sentir su ráfaga al apoderarse de todos los rincones del mundo.

Pero ¿realmente ha ayudado al desarrollo de las sociedades? Hoy día, la tecnología es parte del sistema de vida de las naciones, sumándose a la voluntad social y política de las sociedades, controlando sus propios destinos, sus medios y el poder, y proporcionándonos soluciones, oportunidades e inmediatez en los procesos.

“Como seres humanos nuestro menester actual es crear equipos de trabajo funcionales que permitan hacer el uso adecuado de las herramientas que ya hemos creado. Hacer redes de contacto en la actualidad resulta más relevante que cualquier uso que podamos darle a la tecnología, con esto no quiero demeritar su importancia, sin embargo, el eje del cambio somos nosotros y no solo aprovechando lo que ésta puede hacer para nuestro bienestar, sino cual será el destino que elijamos para tiempos venideros”.

¿Qué cambios estamos enfrentando como sociedad global?

Nos moviliza lo que vemos, y nos vemos instados a actuar, a ayudar, a defender, a dar consuelo, a curar o a salvar. Esto se ve reflejado en los espacios urbanos. Necesitamos ser agentes de cambio. A pesar de lo que la historia depare a las ciudades, y del drástico cambio que puedan experimentar su estructura espacial, su aspecto y estilo a lo largo de décadas o siglos, una característica permanece constante: buscar seguridad en el espacio que habitemos, permanecer y movernos en estrecha y mutua proximidad.

“Ahora nos enfrentamos a cambios duros, climáticos, de estilo de vida. Hace 100 años no existían planteamientos de cómo dejaríamos el mundo. Hoy sí, estos nos encaminan a tener que optar por rumbos en los que no se pensaba, en soluciones integrales. ¿Qué clase de mundo estamos dispuestos a dejar a las futuras generaciones? Una cuestión que me parece increíble en cuanto a construcción, es que anteriormente todo era a base de prueba y error, si algo salía mal no era posible ni dimensionar el error hasta tiempo después y mucho menos prevenir dela forma en que hoy es posible. Esto no solo promueve previsualizar el error, sino disminuir el riesgo en la ejecución.

Necesitamos comprender que alrededor de los espacios que dejamos pasan muchas cosas y determinar un mejor camino sin olvidar que todo este pilar –la construcción- no deja de ser un negocio. Es necesario dar un paso atrás para comprender como ser humano los nuevos planteamientos y luego dar un paso adelante a nivel industria”.

El sector de la construcción es un instrumento de gran relevancia en la política económica, siendo muy reconocida su contribución para acelerar el crecimiento, crear empleo y convertirse en un pilar simultáneo del consumo (en relación a los insumos), inversión (hogares y firmas) y valor agregado. Sin olvidar  su capacidad para impulsar las industrias proveedoras de insumos, en un primer nivel, y continuar  generando efectos multiplicadores sobre la cadena de valor que  alimentan a su vez a estas industrias. Adicionalmente, sus encadenamientos hacia adelante subyacen por  ser un insumo para la financiación y la prestación de actividades inmobiliarias, sin desconocer los efectos positivos para los sectores mobiliarios y de servicios de remodelación.

“Cargamos sobre nuestros hombros una responsabilidad muy importante, trabajamos para cada segmento de la población, la tecnología ha comenzado a transformar radicalmente la industria de manera tal que el impacto no solamente es operacional, sino estratégico, no solamente la organización se ve afectada sino los individuos que la componen. ¿Cómo llevar a un mejor nivel la operación si no mejoramos el nivel de quienes laboran en ella? Dependemos del trabajo manual en cierto sentido por lo que hay que exhortar el reconvertir en pasa el perfil de cada persona, pues ellas son el pilar del cambio. La tecnología ha causado en cada momento histórico esta incertidumbre de reducir el trabajo, pero, replantémonoslo, aprovechemos ésta transformación para reconvertir funciones; la diferencia no es cuánta tecnología habrá que implementar sino como nuestro equipo es capaz de brindar y apoyar con soluciones efectivas.

Entendamos que en nuestras manos está de igual forma la vida de bastantes personas y que las complicaciones serán más serias. ¿Qué hay que hacer en cada capa de la empresa y cómo tomar provecho del cambio?

Estamos enfrentándonos a factores como el Internet de las Cosas, la realidad virtual, la constructibilidad de los proyectos y el diseño generativo. Claramente la forma de construir de ésta generación está cambiando y ésta misma será de las primeras en construir prácticamente espacios inimaginables con materiales que no habíamos visto y necesariamente deberemos adaptarnos a las necesidades de un mundo con cada vez más dificultades.

Con respecto a lo anterior será importante considerar que de aquí en adelante tomaremos de la naturaleza lo que realmente necesitaremos, eliminando el porcentaje de desperdicio. Ya estamos encaminados aunque debemos replantearnos  el cómo tomar ventaja y para llegar a un mundo sustentable.

Ya no podemos darnos el lujo de esperar a que llegue el momento de tomar decisiones, sino prever cualquier situación de riesgo, sin tomar en cuenta a los individuos y sin reconocer su valía, llegar a éste cometido podría ser una tarea imposible. Por el contrario, recopilando toda la capacidad que subyace en sus manos, nos será más fácil ser receptivos y resilientes al cambio.

Sin duda alguna como profesionales en el sector, podemos hacer todo lo posible para inclinarla balanza a favor del cambio, a favor de crear espacios que promuevan la seguridad en cada ámbito de la vida de quienes los habitan y a su vez, de promover que estos sean estables desde su ejecución hasta le damos entrada a los residentes”.

En busca de prácticas para el futuro

Aceptar y afrontar la situación actual, y sobre todo enfrentarla con éxito, tomará tiempo, como ha sucedido con todas las trasformaciones de la condición humana verdaderamente profundas que implican un antes y un después. Todo dependerá en definitiva de la consciencia que tengamos como autores y actores de esta vinculación entre los avances que entretejemos con la historia que seguimos desarrollando y de nuestra habilidad y determinación para contribuir al éxito de los sucesos en el escenario de nuestra actual sociedad.

Evidentemente es imposible adelantarnos a la historia, lo que sí podemos predecir y prediseñar aquello que vislumbremos para asegurar un cambio positivo.

Te invitamos a ser parte de la ponencia de Juan Carlos Alfonso en The Construction Summit, que tendrá lugar el martes 14 de mayo en Expo Guadalajara en la Ciudad de Guadalajara, Jalisco. ¡Sé parte del punto de encuentro de los líderes del Futuro! ¡No te lo puedes perder!