Estar a la vanguardia en los avances tecnológicos e incorporarlos en tu empresa le dará proyección favorable, tanto al interior como al exterior de esta. Por ello, en este artículo profundizaremos sobre el uso de una de las tendencias globales con mayor impulso en los años reciente en la industria de la construcción: el Big Data. Probablemente ya has escuchado sobre el Big Data, pero si no es así, aquí te lo explicamos. 

Uno de los objetivos por los que surgió el Big Data fue para resolver algunas de las necesidades no satisfechas por las tecnologías actuales, en este caso, almacenar y administrar correctamente la gran cantidad de información que se genera diariamente. Asimismo, se detectó la clara necesidad de utilizar dichos datos para convertirlos en conocimiento. La Big Data comprende características definidas como las tres V’s:

1) Volumen de los datos que pueden provenir de múltiples fuentes.
2) Velocidad en la que se deben procesar los datos.
3) Variedad de los tipos de datos que se almacenan.

Adquirir tecnología y herramientas que permiten mostrar redes complejas de bases de datos, ya no es tan costoso e incluso pequeñas y medianas empresas pueden hacerlo. Las bases de datos corporativas pueden cruzarse, no sólo con fuentes de datos internas, sino también con los mares de información generada por las redes sociales, bases de datos públicas, patrones de uso de dispositivos móviles o de transcripciones digitalizadas de lo que se obtiene en call-centers. Todos estos mega datos se pueden obtener a precios accesibles.

Big Data en acción.

Contar con grandes volúmenes de datos no nos funcionarán de nada mientras no se exploten. Supongamos que estás punto de iniciar una obra, pero solamente tienes los materiales, es obvio que para poder arrancar con ella necesitas de maquinaria y personal capacitado para intervenirla. Lo mismo sucede con el Big Data, debes asegurarte de adquirir programas de análisis de datos y expertos en el tema para guiarte con mayor precisión en la toma de decisiones. 

A continuación, te compartimos algunos puntos en los que puedes aplicar esta herramienta:

  • Priorización de proyectos. Analizar el Big Data sociodemográfico y económico en distintas zonas en desarrollo para que un promotor valore levantar una promoción de viviendas ayudará a definir con mayor exactitud en qué lugar habrá mayor demanda.
  • Control de suministros de proyecto. Este aspecto se puede supervisar con técnicas de Big Data. Con la toma de decisiones adecuada según los datos, podrás ahorrar en el control de pedidos, optimizar la logística de transporte y geolocalización de los materiales, anticipar incidencias y poner a disposición los repuestos cuando sean requeridos.
  • Complejos sistemas de sensores. La Big Data suministrada a través de estos complejos sirve para monitorear el mantenimiento de grandes infraestructuras como puentes, por ejemplo. Se sustituyen las revisiones periódicas del estrés del tráfico, los niveles de flexión e informa acerca del desgaste de materiales o posibles deformaciones estructurales en tiempo real. Esto abaratará los costos de vigilancia y puede prevenir cualquier eventualidad.

Destacadas empresas como IBM, SAS o Microsoft, y startups especializadas ofrecen servicios en la nube de almacenaje, procesamiento y análisis de datos.  Además, podrás digitalizar tus datos analógicos, almacenar grandes cantidades de datos, y apreciar los resultados del análisis de las distintas fuentes de datos.

Big data en ciudades inteligentes.

Existen algunas ciudades que se han vuelto referente mundial porque han incorporado el uso de Big Data, como es el caso de Seúl en Corea del Sur. La conexión de los habitantes de esta ciudad provee información en aspectos como movilidad, generados por cientos de sensores y el volcado de otras fuentes oficiales. 

Otro país que también ha tenido avances importantes es China. En este país se ha utilizado para corregir errores en planificación urbanística derivada de la migración a las ciudades. Gracias a estos desplazamientos surgieron las “ciudades fantasmas”, por lo que la construcción masiva de viviendas no tiene una ocupación estable.

En alianza con Baidu, un buscador como Google, se han geolocalizado las consultas de internet para conocer los asentamientos más deshabitados. Como resultado se identificaron aproximadamente 50 ciudades con graves problemas de residencia permanente.

Aunque el Big Data sea un tema que apenas está adquiriendo fuerza en México, sin duda será un componente muy valioso para cualquier constructora, evitarás dolores cabeza ya que te ayudará a prevenir riesgos o posibles problemas. Por si fuera poco, los datos en masa se pueden introducir en los sistemas de BIM (te hablamos de él en otro artículo) para programar las actividades de mantenimiento según sea necesario. Y finalmente, también puede proporcionarte guías claras y estadísticas de las tendencias de consumo en la industria de la construcción: qué se vende más y por qué, en dónde colocar tu inversión para desarrollar nuevos proyectos, y cuáles son las tendencias más buscadas en la industria.